Blogia
puritito tomate tv

la revolución de los medios y el videocasting

garfieldEn el siguiente artículo se pasa revista a distintos aspectos del videoblogging, en el contexto de esta nueva era en que nos ha tocao vivir. Es una traducción de un artículo escrito por Steve Garfield y David Tames.

Tu programa favorito a la carta
El videopodcasting es lo mismo que tener todos los días el periódico en el porche, o que TiVo te grabe tu programa de televisión favorito, con la diferencia de que tú decides a qué autores te quieres suscribir, cuándo te quieres sintonizar, y con qué medio: tu ordenador, un reproductor portátil, un centro multimedia, etc.

La mayoría de los videopodcasts están asociados a un videoblog. Un videoblog es exactamente lo mismo que un blog de texto, pero con vídeo añadido. Cuando ves un vídeo desde una página de internet se puede decir que lo que estás viendo es el post de un videoblog. Videopodcasting -término que le gusta usar a Apple- describe el proceso de suscripción a las últimas entradas de vídeo de un blog.

Esencialmente, el videopodcasting proporciona los medios para entregar contenido a tu ordenador sobre la base de una suscripción, y si quieres para, además, trasladar ese contenido a un aparato portátil, del tipo del videoiPod.

La parte ‘casting’ entra en juego cuando el vídeo del post del blog en cuestión es enviado en un feed rss y entregado al aparato. Lo puedes imaginar como la diferencia entre audioblogging (consumo realizado directamente online) y audiopodcasting (consumo realizado en el ordenador o en el aparato portátil).

El videopodcasting también recibe el nombre de vlogging. Para seguirle el rastro a su redefinición en tiempo real, consulta las páginas de la wikipedia correspondientes a vlog, podcast, rss y web feed.

En el principio era el blog
El vídeo ha estado en internet desde que los primeros hombres de cromañón idearan cómo poner vídeo en una página web. Eran vídeos en páginas estáticas, y difíciles de encontrar. La reciente popularidad del vídeo en internet se origina en la sinergia entre blogs, servicios de hospedaje de vídeos (como blip.tv y YouTube), aparatos multimedia portátiles que reproducen vídeo, y la alta velocidad de las conexiones a internet en los hogares. Ahora cada vídeo tiene una dirección permanente a la que otros pueden hacer referencia, y un método de distribución que hace que los vídeos sean fáciles de adquirir por parte de un alto porcentaje de usuarios de internet. Cuando el vídeo se convierte en algo tan personal y portátil como lo ha sido la música, las cosas están listas para despegar.

Durante años, los más precoces han estado experimentando cómo poner vídeo en sus blogs. A finales de 2004 los blogueros estaban haciendo uso de la posibilidad de añadir vídeo como enclosure (adjunto) a un feed rss, permitiendo a los usuarios suscribirse a los vídeos y recibirlos automáticamente en sus ordenadores. Esto resolvió el problema de ‘click y espera’, el tener que esperar a que un vídeo empezase después de darle al play desde una página web. Con cada vez más hogares disponiendo de conexiones rápidas y con tarifa plana (conexión continua), se dispone de montón de ancho de banda que puede ser utilizada ‘en segundo plano’ para bajar archivos multimedia mientras haces otras cosas. En 2005 ya había más gente descubriendo el videoblogging y explorando los muchos modos de añadir vídeo a un blog. Este proceso se aceleró por la amplia gama de nuevo software y de soluciones para hospedaje que facilitaban a cualquiera subir vídeo a internet.

Con el inicio de 2006 el videopodcasting está tomando vuelo y recibiendo muchísima atención, incluyendo aquí a cineastas en busca de medios alternativos de promoción y distribución de sus trabajos. La popularidad que tuvo en diciembre The Chronicles of Narnia Rap Video, en el Saturday Night Live’s de la NBC, subraya lo fácil que es para la gente contribuir a los medios y consumirlos. Aunque NBC no lo había autorizado, el vídeo fue colgado en YouTube, y lo vieron millones de personas. En lugar de poner el grito en el cielo por la distribución no autorizada de este material protegido con copyright, los de NBC, con buena visión, se dieron cuenta de los beneficios de esta forma viral de marketing y añadieron el vídeo al iTunes Music Store como podcast gratuito y disponible para ser descargado. Existe una delgada línea entre distribución y piratería de materiales, y los más espabilados están sacando ventaja de esta nueva forma de distribución virtualmente gratuita, en lugar de combatirla.

La revolución no será transmitida
Si echas un vistazo a los muchos videoblogs que aparecen en la página de información sobre videoblogging del coautor de este artículo, Steve Garfields, seguro que coincidirás en que claramente se puede observar claramente una tendencia emergente en el panorama del espectáculo y los medios de comunicación: los ‘medios del ciudadano’, el contenido producido por el usuario final, está empezando a dar forma a nuestros modelos de consumo y producción de medios de comunicación. Esta revolución no será transmitida. En contraste con los medios de comunicación dominantes, el podcasting (tanto en vídeo como en audio) es un movimiento que va de abajo arriba, y está liderado directamente por individuos guiados por la creatividad y expresión humanas, antes que por agendas de empresa o exigencias económicas. A diferencia de las formas adoptadas por los medios de comunicación de antes, prácticamente hoy no hay barreras para que la gente produzca sus propios vídeos y los publique en sus videoblogs para que los vean otros, que a su vez entregarán a los autores su feedback.

Con cámaras de vídeos que andan por los cien dólares, sofisticados ordenadores adquiribles por unos mil dólares, y conexiones a internet de alta velocidad y tarifa plana (más baratas que la suscripción media a la televisión por cable) los medios tanto de producción como de distribución están hoy en día en manos de prácticamente cualquiera que tenga algo que decir. Y, más importante aún, el carácter de ‘doble vía’ de internet permite a los que hacen cosas multimedia involucrarse en un genuino diálogo con su audiencia, más que simplemente transmitir mensajes dirigidos al más bajo común denominador. El contenido que emiten los canales y emisoras debe entregar a los anunciadores grandes cantidades de espectadores, que a su vez cubran los altos costes de mantener la infraestructura de emisión; y estos costes se le pasan de nuevo al consumidor en forma de una subida de los precios de los bienes y servicios anunciados a nivel nacional. Ahora hay un modo más barato de llegar a audiencias más pequeñas y específicas, y los costes de la infraestructura es distribuida a través de cuotas de acceso, independientemente del tipo específico de contenido o audiencia.

Marhshall McLuhan decía que en cada era sociocultural el medio en que la información es creada y transmitida determina las características esenciales de dicha cultura. También predijo la evolución de una “aldea global” interconectada. El paso de una industria de medios de comunicación centralizada, modelada sobre las estructuras de la revolución industrial, a una era de la información descentralizada y caótica está teniendo una profunda huella sobre los mensajes que intercambiamos y en la formación de las características de nuestra cultura. La aldea global llega a un crescendo con el podcasting, y tú puedes participar en la revolución con herramientas que son fácilmente accesibles: tu imaginación, el ordenador que estás usando para leer esta página, y una cámara de vídeo. No vamos aquí a pronosticar qué vendrá luego, ya que ello depende de lo que tú –sí, tú- tienes pensado hacer con los nuevos medios. Si el revoloteo de un ala de mariposa puede provocar una reacción en cadena de acontecimientos que desembocan en una tormenta al otro lado del planeta, imagina el efecto que millones, o billones, de vídeos producidos individualmente pueden tener sobre las características de la aldea global y el panorama de los medios.

Vlog, dulce vlog
Hemos llegado a un punto en que puedes crear fácilmente contenido desde tu propia casa y compartirlo con todo el planeta. Los vídeoblogs fortalecen los enlaces y conversaciones entre los creadores de contenido y su audiencia. Con una idea y unos cuantos blogs, Michael Verdi y Ryanne Hodson han creado FreeVlog.org y node101.org para instruir virtualmente y en locaciones geográficas a aspirantes a vlogueros. Y ni siquiera viven en el mismo estado: Michael está en Texas y Ryanne en Nueva York. Como una alternativa, Feevlog explora otras opciones para hacer vlogging usando servicios de bloguing de pago y gratuitos. Para puntos de partida y tutoriales, visita videoblogging.info. Las cámaras de vídeo están en todas partes, y muchos ordenadores hoy en día vienen con software gratuito para edición de vídeo. Apple incluye iMovie HD en los nuevos Macs, y muchos PCs traen Movie Maker, suficiente para que empieces.

Ni siquiera necesitas una cámara de vídeo para empezar a hacer videobloguing: la cultura del mashup está en plena fuerza en el mundo del videoblogging también. Se trata de remezclar fotos, música, y vídeos de otros. Busca la licencia creative commons que viene adjunta a cada vez más contenidos, y que te permite usar ese contenido. Una licencia creative commons te permite compartir con otros tu trabajo a la vez que mantienes algunos de los derechos de reproducción que se te otorgan por ley, y, a su vez, te permite usar los materiales creados por otros sin violar sus derechos, haciendo posible construir sobre la base de sus trabajos y compartir en las mismas condiciones, mientras se respetan los derechos de propiedad intelectual.

Los videoblogs son realmente algo más que meramente vídeo publicado en un blog. Los videoblogs tienen que ver con individuos, con compartir, y con comunidades de base. Estamos hablando de gente que expresa sus propias visiones a través del vídeo, de modo auténtico, sin filtros. Un gran grupo de vloggers –alrededor de los 2000, y en crecimiento- participa activamente en la lista de correo Yahoo! Videoblogging Group, desde todo el planeta. En esta comunidad de vloggers puedes recibir la ayuda que necesites para subir vídeo a un blog, y discutir cualquier tema de interés, como licencias de música, iluminación, sonido, y modos de generar beneficios y promocionar tu vlog. Los videoblogueros también se reúnen dos veces a la semana en videoconferencias en las que puedes ver y escuchar a todos los miembros de la videoconferencia. La comunidad de videoblogueros es hospitalaria y siempre está dispuesta a ayudar a los que están justo empezando. Los videoblogueros también tienen sesiones locales (Meet the Vloggers), en que puedes aprender de primera mano sobre videobloguing y encontrarte con creadores de vídeos cara a cara.

¿Es el vlogging colaborativo un presagio de lo que es el futuro del videodocumental?
Los vlogueros están empleando nuevas herramientas de uso online para expresarse, promocionar sus trabajos y trabajar juntos a distancia en proyectos de producción de vídeos. En el pasado se las habrían tenido que ver con interminables retrasos, tanto en lo que es la entrega de las cintas a través de servicios de mensajería, como en la promoción de sus películas. Los siguientes son ejemplos que destacan:

Rocketboom es un noticiero diario en videoblog de 3 minutos desde Nueva York, con corresponsales en todo el mundo. Da fe de la democratización de los medios día a día. Cuenta a diario 130.000 bajadas, y lo distribuyen además Akimbo y TiVo, donde aparece en la misma guía de programación que la BBC y la CNN.

Echo Chamber Project, de Kent Bye, es un documental investigativo en código abierto sobre cómo los medios informativos televisivos se convirtieron en una cámara de eco acrítica del poder ejecutivo, que condujo a la guerra de Iraq. Mediante la implementación de técnicas colaborativas en la producción de vídeos, los videodocumentalistas están explorando la búsqueda de una solución al reto de incorporar una gama más amplia de voces y perspectivas a los medios tradicionales. Bye escribe en su site: “Con las herramientas de software y las metodologías analíticas adecuadas, un ecosistema de periodistas ciudadanos podría proporcionar informes creíbles, revisados por colegas, sobre temas esenciales relacionados con sus comunidades locales, nacionales y globales”.

Otro ejemplo interesante, aunque no directamente relacionado con el videoblogging, es This is What Democracy Looks Like, que incorpora vídeos de muchos colaboradores para presentar una mirada colectiva desde múltiples perspectivas a las protestas en Seattle con relación al WTO.

Las nuevas herramientas de software están permitiendo a los productores publicar vídeo con facilidad. Es el ejemplo de SpinXpress, de OutThink, que permite a los productores de vídeo compartir archivos de vídeo sólo con deslizarlos con el ratón en su cómoda interfaz. Los productores utilizan a distancia SpinXpress para intercambiar materiales. En los próximos años podemos prepararnos para recibir innovaciones en los modos de colaborar y compartir. De lo que se trata en internet es de compartir y colaborar. De hecho, ‘The Strength of Internet Ties’, un nuevo informe del Pew Internet and American Life Project, realizado conjuntamente con sociólogos de la Universidad de Toronto, revela que internet ayuda a cultivar las redes sociales y anima a la gente a hablar por teléfono o a quedar en persona con otros.

Los cineastas echan mano del nuevo medio
Los cineastas Susan Buice y Arin Crumley crearon un videopodcast para promocionar su película Four Eyed Monsters, abriendo página en MySpace, con lo que construyeron toda una comunidad en torno a la película y la serie, centrándose en su producción y promoción. Recientemente Buice y Crumley fueron elegidos para el lanzamiento de Distribution Lab, una nueva división de Withoutabox, diseñado para facilitar las posibilidades de los cineastas de distribuir sus películas. Withoutabox es más comocido por su sistema online de registro para el festival de cine.

Con la distribución en internet puede hacerse más fácil acercar a los cineastas a su audiencia. Susan Buice dice: “Con un promedio de 50.000 bajadas por episodio del videopodcast Four Eyed Monsters, existe obviamente una demanda de lanzamiento de nuestra película. Antes que traspasar todo nuestro trabajo -construyendo una base de fans- a una compañía de distribución, nuestro proyecto es vender directamente a nuestra audiencia: queremos usar cualquier procedimiento para salir de las deudas que contrajimos cuando hicimos la película y esperamos poder reunir un presupuesto para nuestra próxima película, que ya está en marcha”.

Otros esfuerzos similares en la distribución directa del trabajo de cineastas independientes incluyen CustomFlix e IndieFlix, aunque en este momento ambos están centrados en vender ejemplares físicos. Es inevitable que la distribución pase a convertirse en una fase de carácter totalmente digital, con un acercamiento dirigido directamente a la audiencia.

¿Se terminará el cine y el periodismo profesionales?
Del mismo modo en que los procesadores de texto no terminaron con los escritores profesionales, ni la autoedición con los tipógrafos y los diseñadores, los medios ciudadanos tampoco pondrán fin a la producción de vídeo profesional ni a la cinematografía. Por otro lado, al igual que ya presenciamos con la explosión de la correspondencia por correo electrónico, de los grupos de discusión en internet, la mensajería instantánea y los blogs, tendrán lugar cambios importantísimos en el terreno de los medios de comunicación y el espectáculo, en que los materiales personales ofrecen ya un nuevo y excitante mercado, que seguirá creciendo en popularidad. Lo que continúa existiendo es el reto de encontrar el medio óptimo de distribución y de acceso a una audiencia.

Hace un par de años, si hacías una película podías pasarle la cinta a tus amigos, o tal vez lograbas que te las transmitieras por el canal local de televisión, y, si realmente tenías suerte, tenías la oportunidad de que tus películas fueran vistas en festivales de prestigio, y ya si tocabas digamos techo lograbas su distribución a nivel nacional y/o autorización para su emisión por televisión. Pero para muchos productores, es difícil proyectarse. Ahora, gracias al videoblogging y a internet, tu potencial de espectadores no se ve limitado por la estructura y el márketing de la industria de los medios y el espectáculo. Los medios y cadenas profesionales tienen que dar gusto a una audiencia tan amplia como sea posible. Pero los videoblogueros no: sólo necesitas una microaudiencia.

Te puede ocurrir –como a Juan y Ximena, de Viviendo con Fallas-, que empezaste publicando vídeos para que los viera tu familia, y descubres que tu audiencia es mayor de lo que esperabas. Esta audiencia, además de ver tus vídeos, ahora cuenta con un mecanismo que le permite reaccionar a tus vídeos. Igual que a los lectores les gusta dejar comentarios en los blogs, a los espectadores de vídeos les gusta dejar comentarios en los vlogs. Dado que el alcance en audiencia de los vlogs es mucho menor que el de las cadenas de televisión, cuando dejas un comentario a un vloguero existen muchas posibilidades de que lean tu mensaje, por lo que seguro que recibirás una respuesta.

El videobloguing permite al cineasta entablar una conversación con su audiencia potencial. Es un medio que complementará –antes que competir directamente- el tradicional largometraje. Más aún, el videocasting abre un nuevo mercado para películas cortas más allá del circuito del festival, los extras en DVD y las recopilaciones. Por ejemplo, Chasing Windmills presenta una serie con capítulos diarios. Actualmente hay pocas cosas que puedan impedir que un cineasta emergente presente su trabajo al mundo. Dada la naturaleza social de internet, cualquier película chula e interesante será comentada y enlazada, teniendo claras posibilidades de encontrar su audiencia.

El fin del comercial de 30 segundos
Otro aspecto de la industria que ha empezado también a sentir el efecto de los medios ciudadanos es el márketing y la publicidad. A la luz del nuevo medio, importantes compañías han empezado a hablar con su audiencia, en lugar de a su audiencia.

En su libro Life After the 30-Second Spot, Joseph Jaffe nos desafía a abandonar el viejo paradigma de márketing y abrazar las nuevas oportunidades posibilitadas por internet, los videojuegos, la publicidad del boca-a-boca, etc. Owen Mack, de cobrandit, en una entrevista que publicaron hace poco en su videoblog, cita a Paul Rand, de Ketchum: “Es el final del marketing de interrupción”. Lo que necesitan fortalecer las empresas es una “relación sostenible de doble dirección”. El videobloguing formará parte de este cambio. Funciona así: otros blogueros enlazan a los posts de tu videoblog desde sus propios blogs y escriben sobre lo que han visto. Al enlazar al post de tu blog a ti te llegarán más visitantes. La base de todo está en enlazar generosamente.

TiVo recientemente empezó a ofrecer a sus suscriptores la opción de ver comerciales. Ello es coherente con la tesis de Jaffes. Algunos de los mejores videos son comerciales. BMW permite a sus fans que se suscriban a un videopodcast de vídeos de BMW; un ejemplo perfecto de marketing dirigido. Es bastante más interesante y divertido ver un vídeo que leer un folleto. De hecho es más divertido que lo que te ofrecen muchos canales de televisión. BMW pilló la fórmula.

Inmenso potencial de oportunidades y aventuras
Estamos ante tremendas oportunidades para creadores de vídeos inventivos. Estamos ingresando a una nueva era de expresión y comunicación en que el consumidor tiene voz y voto. Andy Lippman, director ejecutivo del MIT media Laboratory, dijo hace unos años en la primera conferencia del Communication Futures Program: “En realidad todas las empresas pueden de algún modo convertirse en empresas de la comunicación”. Y estas empresas necesitarán gente creativa y sagaz trabajando en los medios para comunicar sus mensajes.

--

Steve Garfield es productor de video independiente establecido en Boston, además de editor. Es uno de los primeros videobloguers. También es el corresponsal en Boston de Rocketboom y tiene un blog sobre cultura pop y tecnología en Off On A Tangent.

David Tames es director de medios & tecnología en el Center for Digital Imaging Arts, en la Universidad de Boston. Produce Art Film Design, un podcast, y acaba de sacar dos proyectos en podcasting en la CDIA.

Traducción al español de pepa garcía del artículo publicado en nefilm .
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres